La ACTI cumple 22 años

ACTITras varios años de arduo y sostenido trabajo procurando apoyos, intentando convencer a los escépticos, y pugnando contra quienes se oponían abierta o veladamente a la idea de unir a los traductores e intérpretes cubanos, el 14 de mayo de 1994 se fundó la Asociación Cubana de Traductores e Intérpretes (ACTI).
Definida como organización profesional, sin fines de lucro, cuyo objetivo es agrupar y representar a traductores, intérpretes, terminólogos y profesores de traducción, y contribuir a su superación como especialistas, la ACTI, veintidós años después de su constitución, puede mostrar con orgullo logros que, si bien no satisfacen del todo los propósitos de sus fundadores y de quienes los han continuado, son ejemplo de lo que se puede obtener cuando se trabaja con la guía de una concepción ética bien definida y se aplica una mística de amor por la profesión.
Hoy en día, aunque continúa habiendo quienes menosprecian la labor de traducción e interpretación, crece de manera continua el reconocimiento a nuestros profesionales. En el sector de la cultura se reconocen los derechos del traductor como autor, y los libros muestran su nombre en lugar destacado. No se ha obtenido lo mismo en otros sectores, pero se trabaja para que en un futuro próximo esa deficiencia se haya erradicado.
Varios miembros de la ACTI ostentan premios internacionales del más alto nivel, y se han dado pasos sólidos para la institución del Premio Nacional de Traducción, destinado a reconocer a los colegas que han dedicado toda su vida a la profesión.
Por otra parte la asociación es miembro la Federación Internacional de Traductores (FIT), y en ella ocupa una de las vicepresidencias desde hace años.
En meses recientes, la ACTI ha participado en forma activa en las labores encaminadas a la constitución el sistema nacional de traducción e interpretación del país. Los aportes de la organización en los trabajos correspondientes han sido públicamente reconocidos por los más altos niveles de gobierno de la nación.
La ACTI despliega múltiples acciones en coordinación con las universidades y otras instituciones, encaminadas a garantizar la superación profesional de sus miembros. No obstante, permite la participación de los colegas que no lo son, siempre que existan condiciones para ello. Esas acciones han consistido, no pocas veces, en el intercambio de experiencias con colegas extranjeros de reconocido nivel profesional.
Entre las actividades de superación profesional se cuentan, en los últimos tiempos, encuentros encaminados a lograr la institución de las figuras de traductor-intérprete certificado y traductor-intérprete judicial, empeño al cual la ACTI ha dedicado sus esfuerzos durante muchos años.
También como parte de las actividades de superación para los traductores (miembros o no de la ACTI), la asociación celebra casi desde su fundación los simposios sobre la traducción, la terminología y la interpretación, en colaboración de los colegas canadienses. La décima edición de este simposio se realizará durante los días 6, 7, y 8 de diciembre de este año.
Al cumplirse 22 años de su fundación, saludamos a todos nuestros miembros y los exhortamos a continuar, como hasta ahora, trabajando por elevar cada vez más el prestigio de nuestra profesión.