Apuntes sobre el curso de traducción de procesos jurídicos y judiciales

Por María de Carmen González

El curso fue todo un éxito, aprendimos y a la vez nos divertimos mucho, asistieron jueces de tribunal supremo y del provincial de la Habana, Artemisa y Mayabeque, fiscales de la fiscalía general de la República, abogados, estudiantes de derecho, intérpretes y el juez de la corte superior de Georgia, quien, además es juez federal, el fiscal, la estenógrafa y la intérprete judicial. Ellos llevan años trabajando juntos.

Cada uno impartió una clase donde se practicaron ejercicios. Hicieron, además, un simulacro de un juicio de un hecho real en el que ellos trabajaron como se hace en EEUU. Lo hicieron por lo civil y por lo penal. Fue incluso cómico, con toga y equipos novedosos que utilizan como máscara, audífonos y micrófonos. También hubo una representación de cómo se hace aquí con los estudiantes de 5to año de derecho. El curso terminó con el documental de homenaje a los intérpretes realizado por ETECSA y fue muy emotivo.

El evento se celebró en el Centro Internacional de Negocios en Miramar, que ofrece excelentes condiciones. El recinto estaba repleto. Los visitantes donaron a la ACTI equipos equivalentes a 15 mil dólares. A su vez la ACTI los entregó al ESTI ya que  es este grupo de asociados quienes enfrentan ese servicio con más frecuencia.

Los asistentes agradecieron a la Sra. Magally Smith, coordinadora del curso por la parte extranjera, a Luis Alberto González, presidente de la ACTI, y a Otto Vaillant Frías, director del ESTI quienes hicieron posible este encuentro,  que demostró la solidez de la Asociación Cubana de Traductores e Intérpretes en su empeño por elevar la calidad profesional de sus asociados, con el apoyo y cooperación fraternal del ESTI y el MINREX.

La Sra. Magally Smith muy emocionada recibió  el carnet de miembro honorario de la Asociación Cubana de Traductores e Intérpretes.

Se espera que la próxima edición de este curso sea en el próximo año.